Usualmente negrillas y subrayados son nuestros.

martes, 1 de agosto de 2017

Conceptos de Ciencia Política en Aristóteles

*
De la lectura de Aristóteles. Ética a Nicómano.

Algunos apuntes sobre la Ciencia Política

  1. La Ciencia Política es la Ciencia Suprema.
  2. La Ciencia Política es Ciencia porque la Ciencia se distingue porque tiene Finalidades, Tiene fines, tiene objetivos. Y existe una relación jerárquica entre las finalidades, las finalidades inferiores se supeditan a las necesidades superiores. La Ciencia tiene la finalidad de producir bienes. Los bienes puede ser también bienes superiores o bienes inferiores en el sentido de bienes supeditados.
  3. La Ciencia Política es la Ciencia Superior porque su finalidad es producir un bien superior, el bien superior por definición y por excelencia: la felicidad humana. A esta finalidad y a la consecución de este bien, la felicidad humana, se supeditan todas las artes y todas las ciencias.
  4. La Ciencia Política es como se dijo, una Ciencia Superior porque tiene la finalidad de producir un bien superior, la felicidad humana. Pero también es una Ciencia Superior porque la felicidad humana que pretende lograr es la felicidad humana del pueblo, no necesariamente la felicidad humana de una persona.
  5. El bien superior es el bien público, la felicidad del pueblo; el bien inferior que debe supeditarse al bien superior es el bien privado, la felicidad de la persona.
  6. La felicidad como finalidad y como bien, es una actividad del alma, es una actividad espiritual. En ella se mezclan lo racional y lo irracional.
  7. Tres dimensiones del ser humano y consecuentemente del ser humano político se combinan entre lo racional y lo irracional: lo vegetativo, lo apetitivo y lo desiderativo.
  8. La virtud es un bien esencial en el político: la virtud se divide en dianoética (sabiduría, inteligencia, prudencia) y ética (templanza, liberalidad); la primera proviene de la enseñanza y la segunda de la costumbre. Las dos se utilizan para forjar ciudadanos, seres humanos que ejerzan sus deberes y derechos políticos.

Aristóteles: la Política como Ciencia del Bien Supremo, Bien Público y Bien Privado

*
Aristóteles, Ética a Nicómano

(...)

La política, ciencia del bien supremo: el máximo bien es la política 

Parecería que ha de ser la suprema y directiva en grado sumo. Ésta es, manifiestamente, la política. En efecto, ella es la que regula qué ciencias  (...) Vemos, además, que las facultades más estimadas le están subordinadas, como la estrategia, la economía, la retórica. Y puesto que la política se sirve de las demás ciencias y prescribe, además, qué se debe hacer y qué se debe evitar, el fin de ella incluirá los fines de las demás ciencias, de modo que constituirá el bien del hombre. 

El bien público superior al privado y garantía de éste (respuesta a una objeción)

Pues aunque sea el mismo el bien del individuo y el de la ciudad, es evidente que es mucho más grande y más perfecto alcanzar y salvaguardar el de la ciudad; porque procurar el bien de una persona es algo deseable, pero es más hermoso y divino conseguirlo para un pueblo y para ciudades. (p.p. 2 y 3)

(...)

Fuente:


domingo, 4 de junio de 2017

Joaquín Hernández Callejas y el Partido Comunista


Este informe liberado por la CIA para su publicación el año 2000, año en que Joaquín Hernández Callejas murió, revela que en el año de 1949, año del nacimiento de su primer hijo, Joaquín Hernández Callejas se mencionaba entre los posibles aspirantes al cargo de Secretario General del Partido Comunista de El Salvador. Aunque nunca renunció a las ideas marxistas que concebía y estudiaba como pensamiento científico, se retiró de su militancia en el Partido Comunista e incluso, siendo ya abogado, llegó a ser asesor jurídico de la Policía Nacional, en la época de la Dictadura Militar, cuando la dirigía el Coronel Arnoldo Rodezno. Siempre insistíó en que sus servicios eran puramente jurídicos y profesionales en este campo y que nunca delató a ningún ni a ninguna militante de izquierda y que incluso, en todo lo posible, protegió a las personas perseguidas por sus ideas políticas. Probablemente por esta situación un viejo militante, Doctor Jorge Arias, ya fallecido, respetado por su trayectoria inquebrantable, le preguntó al hijo mayor de Joaquín Hernández Callejas, algunos años antes de su muerte, sobre "¿Cómo está Joaquín?" y le pidió que lo saludara en su nombre con expresión cariñosa.

Evaristo Hernández
2017/06/04




domingo, 29 de enero de 2017

EL MAR Y EL FUTURO ESTRATÉGICO DE El SALVADOR

*

EL MAR Y EL FUTURO ESTRATÉGICO DE El SALVADOR

Dr. Víctor Manuel Valle Monterrosa-Embajador de El Salvador en Chile

El Salvador tiene poco territorio y mucha gente. El desafío para proveer desarrollo económico con equidad social es inmenso. Para poner en práctica acciones de gobierno eficaces los recursos, incluidos los financieros y humanos calificados, siempre escasean.

Algo que los salvadoreños con frecuencia olvidan, para construir un futuro promisorio, es que en el mar tenemos cinco veces más territorio que en tierra firme. Nuestra corta costa, de no más de 300 kilómetros, puede expandir su alcance territorial muchos kilómetros hacia el mar, con todo lo que eso significa.

Hay dos aspectos que, por fortuna, han comenzado a cobrar forma. El gobierno de El Salvador está interesado en contar con una “política de mar u oceánica”. Además, la Universidad de El Salvador trabaja para fortalecer sus programas académicos dedicados al mar como fuente de recursos y desarrollo. Esas son muy buenas noticias.

Sería un gran paso adelante que El Salvador contara con una política nacional oceánica, pues en términos sencillos, el desarrollo nacional puede basarse en las inagotables posibilidades que nos da el mar.

Entre el 17 y el 25 de enero del año en curso, una misión de académicos de la Universidad de El Salvador visitó Chile, con el auspicio de la Agencia Chilena de Cooperación para el Desarrollo, para tener un intercambio con universidades chilenas y conocer experiencias en disciplinas académicas sobre el mar, tanto desde la perspectiva de las ciencias naturales como de las ciencias sociales.

El hecho de que se haya organizado la misión ya es algo promisorio. Afortunadamente la Universidad de El Salvador cuenta con el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, fundado en 1995, y en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales ya se aborda, aunque de manera incipiente, el Derecho Marítimo y sus implicaciones internacionales. No se parte de cero, pues sobre estas experiencias institucionales se puede forjar una instancia académica sólida que aborde integral y trans-disciplinariamente el estudio del mar y sus aplicaciones múltiples para el desarrollo nacional.

Esto permitiría que una futura política oceánica nacional tenga un respaldo científico y técnico a partir del conocimiento de la realidad del mar, las costas y las complejidades del llamado mar territorial. Qué bueno que la universidad estatal –La Universidad de El Salvador- sea el instrumento idóneo para respaldar continuamente una política de Estado.

Chile tiene condiciones para acompañar a El Salvador en un eventual desarrollo de estos asuntos. Se define a sí mismo como país oceánico por antonomasia, cuenta con 6.500 kilómetros de costa continua al océano Pacífico, que es el de El Salvador. En agosto de 2016 inauguró el Consejo de Ministros para el Desarrollo de la Política Oceánica Nacional confirmado por los ministerios de Relaciones Exteriores, Medio Ambiente, Economía y Defensa.

El Salvador está comprometido con trabajar por los objetivos para el desarrollo sostenible, tal como los ha planteado la Organización de las Naciones Unidas y el objetivo 14 es: “Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible”.

Para El Salvador es de gran importancia estratégica vincular sus posibilidades de desarrollo con el mar cuyas facetas son múltiples: pesca, seguridad alimentaria, gestión de las costas, conservación de la biodiversidad marítima, fuente de energía, turismo, transporte marítimo y comercio. Esas realidades deben ser estudiadas científicamente y generar disciplinas académicas y núcleos de profesionales que ejerzan docencia en estas disciplinas derivadas. 

Podría decirse, parafraseando la conocida frase latina, que para el mar nada natural, social y humano le es ajeno. Ya hay disciplinas que permiten actuar sobre el mar: la geología, la biología marina, la economía, el derecho, la oceanografía y la acuicultura, para mencionar algunas.

Los académicos salvadoreños en Chile que tuvieron la fortuna de ser recibidos solidariamente y con alta calidad universitaria, seguramente darán impulso a estas ideas. Excelente actuación tuvieron los académicos de la Universidad de El Salvador Francisco Chicas, Alberto González y Johanna Segovia, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, y Hugo Pineda Argueta, Edgar Huezo Orellana y Nelson Vaquerano, de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales.

La Cancillería de Chile, por medio de su Agencia de Cooperación Internacional y de la Dirección de Medio Ambiente y Asuntos Marítimos, y las universidades Pontificia Católica de Chile, Pontificia Católica de Valparaíso, Católica del Norte dedicaron tiempo y esfuerzos para atender a la misión de la Universidad de El Salvador.

Es largo el camino que se debe recorrer; pero si se actúa sin pausa y de manera sostenida, si las voluntades se aúnan y se tiene claridad estratégica en cuanto al papel del océano en el desarrollo de El Salvador, se llegará a concretar un sueño: una Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad de El Salvador.

Con el apoyo del Gobierno de la República la Universidad de El Salvador puede establecer esta Facultad, a la orilla del mar, para reunir un grupo de científicos y académicos que organicen programas, atraigan estudiantes e identifiquen fuentes laborales para graduados y entidades que acojan proyectos de investigaciones aplicadas. Así, se le daría vida a la creencia de que la educación superior es la inversión más productiva de un país y se haría de esa Facultad el centro de un polo de desarrollo.
*
Puede verse en:
http://www.diariocolatino.com/mar-futuro-estrategico-salvador/
*
Las negrillas para efectos de estudio, son mías, EH.
*

El 25º aniversario de la firma del Acuerdo de Paz en El Salvador

*
“DE LA PAZ EN LA DICHA SUPREMA SIEMPRE NOBLE SOÑÓ EL SALVADOR


Dr. Víctor Manuel Valle Monterrosa
Embajador de El Salvador en Chile

El 25º aniversario de la firma del Acuerdo de Paz en El Salvador, abre espacios para muchas reflexiones.

Cuando, hace 25 años, centenares de personas nos congregamos en el Castillo de Chapultepec, México, para presenciar la firma del Acuerdo, sentimos que estábamos en la puerta de una nueva etapa en la historia de El Salvador. Eran tiempos de esperanzas y energías positivas, de sed de reconciliación y de justicia.

Ahora, 25 años después, me pongo a pensar en un ilustre predecesor del cargo que actualmente desempeño como Embajador de El Salvador en Chile. El general Juan José Cañas, héroe de la Guerra Nacional de Nicaragua o Centroamericana contra los filibusteros de William Walker, fue en 1875 el primer enviado diplomático de El Salvador a Chile, presentó a Rubén Darío en la sociedad chilena que le abrió las puertas al joven centroamericano para que iniciara su luminosa carrera de poeta universal y fue, sobre todo, el autor de la letra de nuestro Himno Nacional, el himno que instala en nuestra historia un concepto profundo: “De la paz en la dicha suprema/ Siempre noble soñó El Salvador/Fue obtenerla su eterno problema/Conservarla es su gloria mayor”.

Desde 1879, cuando Cañas escribió la letra del Himno Nacional, la paz ha sido un sueño supremo en El Salvador.

Ese sueño tuvo un impulso fuerte y promisorio el 16 de enero de 1992 y la fecha, 25 años después, permite hacer reflexiones históricas, políticas y morales que nunca estarán de sobra.

Los principales oradores de la ocasión lanzaron frases sonoras y plenas de esperanza. El Secretario General de Naciones Unidas, Boutros Boutros Ghali dijo que con el Acuerdo una larga noche de El Salvador había llegado a su fin y que no era “… exagerado decir que en conjunto y habida cuenta de su amplitud y alcance, estos acuerdos causarán una revolución lograda por la negociación”.

Schafik Handal dijo: “El FMLN ingresa a la paz abriendo su mano que ha sido puño y extendiéndola amistosamente a quienes hemos combatido, como corresponde a un desenlace sin vencedores ni vencidos, con el firme propósito de dar comienzo a la unificación de la familia salvadoreña”.

El presidente Alfredo Cristiani, asombrosamente, reconoció que “… la crisis en que se vio envuelta la nación salvadoreña en el último decenio no surgió de la nada, ni fue producto de voluntades aisladas, esta crisis tan dolorosa y trágica tiene antiguas y profundas raíces sociales, políticas, económicas y culturales en el pasado…” y en “…la ausencia de un verdadero esquema democrático de vida.”

Esa muestra de ideas sobre el Acuerdo de Paz de 1992 representan, en síntesis, la esencia de lo que se podría llamar, “el espíritu del Acuerdo de Paz” que ojalá se revitalice y se viva en la política actual de El Salvador.

Esos tiempos de alegría, de esperanza, de sed de justicia y de ansias de solidaridad son rememorados por los que tuvimos la fortuna de estar en el Castillo de Chapultepec y en la Residencia Presidencial Los Pinos ese inolvidable 16 de enero de 1992. 

Muchos recuerdos de ese día se me vienen a la memoria. La imprevista firma de parte del presidente Cristiani y su apretón de mano a los cinco comandantes del FMLN, uno de los cuales, Leonel González, es el actual presidente de todos los salvadoreños Salvador Sánchez Cerén. El saludo, con beso en la mejilla, de la señora Margarita Llach, esposa del presidente Cristiani, a los cinco comandantes del FMLN. El entusiasmo de Carlos Andrés Pérez, presidente de Venezuela, Carlos Salinas de Gortari, presidente de México, y Felipe González, presidente del gobierno español. La conversación, en un aparte del almuerzo que siguió a la ceremonia, entre el secretario de Estado de los Estados Unidos Howard Baker y Shafik Handal. La actuación de Vicente Fernández, que por encargo del gobierno de México, amenizó el almuerzo y comenzó con el canto aquel de “se me acabo la fuerza de mi mano izquierda”, mirando de reojo y con sonrisita a los dirigentes del FMLN. 

Recuerdo el abrazo alegre y fraterno que nos dimos Fabio Castillo Figueroa, Schafik Handal y mi persona eufóricos por haber vivido para contarlo. El sueño de una paz, basada en lucha, hecho realidad.


(Fabio Castillo Figueroa, Víctor Valle y Schafik Handal el 16 de enero de 1992)

Es tiempo de pensar en la esencia del “espíritu del Acuerdo de Paz”. Veamos si es posible, dialécticamente, reeditarlo. Trabajemos por ese sueño permanente y supremo de obtener la paz y conservarla. 

Históricamente, el Acuerdo de Paz del 16 de enero de 1992 nos ha enseñado que eso es posible.
*


miércoles, 2 de noviembre de 2016

El Indiferentismo Político

*
El indiferentismo político
Joaquín Hernández Callejas
 
El indiferentismo político ha sido siempre nocivo para los pueblos. En esa indiferencia, en ese desgano, en ese desprecio absoluto a no contaminarse con las "suciedades" de la política, en esa actitud negativa de "mirar hacer" y de "dejar pasar", en esa posición pasiva y derrotista de no meterse en cosas que no se entienden, allí ni más ni menos se apoyan las dictaduras, se sostienen los caudillos, se sustentan las camarillas y las castas y se coloca el más decisivo y poderoso obstáculo para el progreso mismo, ya que no hay más cruel impedimento que aquel que forjamos nosotros mismos al no querer penetrar en la explicación de la situación en que vivimos. Pero ese indiferentismo se explica en nuestro medio, por la falta de conocimientos del grueso de la población, constituida por la clase trabajadora (obreros, campesinos y artesanos) tradicionalmente sometidos al engaño, a la traición y al despotismo de las clases dirigentes, que con una estudiada política de negaciones y de subestimación de ese sector mayoritario del pueblo, han hecho del gobierno, no un organismo mediatorio y conciliatorio entre las clases sociales, sino un instrumento de opresión, minoritario fantástico que protege a los unos aunque sean injustos y que tortura a los otros aunque sean productores del mejor bien social.
 
El pueblo, por esta circunstancia, ha permanecido al margen de la política y de todas las formas superiores de la cultura, accesibles para una minoría que no querido jamás comprender el derecho de gentes, el derecho de todo ser humano a realizar su destino de mayor dignidad y de mejor expresión en la vida. Pero una sana ideología aconseja y demuestra que el gobierno no está constituido por el grupo minoritario que gobierna, que la opinión pública no es sólo el sector que más grita y que las conquistas realizadas no son producto espontáneo de una casta, sino que es fruto elaborado por un largo devenir histórico de la sociedad entera, constituida por los elementos que componen las clases laborales y las clases dirigentes.
*

viernes, 28 de octubre de 2016

Para un concepto de Sociología Política

*
Para un concepto de Ciencia Política

Evaristo Hernández

La ciencia social originaria es la ciencia política. Aristóteles puso su cimiento fundamental definiéndonos a los seres humanos, como animales...como animales políticos (zoon politikon). Todo lo nuestro está relacionado con la "polis", con el Estado, con el poder, con el dominio organizado. Y siglos después, como si fuera ayer, Maquiavelo descubre las leyes que rigen la naturaleza del animal política, las leyes del comportamiento humano con relación al poder del Estado.

La sociología apareció en sus inicios consustanciada con la política, también muchos siglos más tarde Saint Simon y Compte, la fundan. Crean un cuerpo teórico diferenciado de la política.

Y lo demás es historia. Otros seres humanos nos dedicamos a cultivar y desarrollar las ciencias a partir de los que ellos descubrieron. Hemos separado la sociología de la política, pero también nos hemos dado cuenta de que el problema del poder es un problema social y en general de agrupamientos sociales que expresan sus intereses dominantes en relación con otros agrupamientos sociales.

La sociología política es en este juicio, una disciplina de la sociología que trata de examinar las clases, capas, estamentos y agrupamientos sociales en el proceso de expresión de sus intereses en el poder del Estado.

*

Sobre la no extinción del Estado

*
El Estado como administrador de bienes públicos
Evaristo Hernández

En teoría política del socialismo científico se sostiene que la tendencia histórica de la humanidad es hacia la construcción de una sociedad en donde no existan clases sociales. Consecuentemente el Estado dejará de existir como organismo social diferenciado por medio del cual se ejerce en nombre de toda la sociedad la dominación y la explotación de una clase social por otra. Pero este es el único punto, sustancial, por el cual el Estado dejará de existir: como instrumento de dominación, principalmente represivo mas que persuasivo. Pero esto no significa que el Estado deje de existir como entidad para la administración de bienes públicos, especialmente los medios fundamentales de producción social. Por el contrario, conforme crece la producción social el papel y la función del Estado como administrador del producto social se verá reforzado. Por ello no es contradictorio luchar por el fortalecimiento de la institucionalidad pública teniendo al mismo tiempo una concepción científica y/o ideológica materialista histórica y dialéctica que sostiene que la tendencia del Estado es hacia su extinción.
*

martes, 25 de octubre de 2016

La Política como Ciencia y como Ideología

*
La Política como Ciencia y como Ideología
Evaristo Hernández

La política puede verse desde dos puntos de vista: como práctica y como teoría. En los dos casos opera la ley de la división del trabajo, pero como práctica el contenido de su verdad es subjetivo en tanto que como teoría el contenido de su verdad es objetivo. Esta distinción tiene particular importancia para distinguir el comportamiento humano a fin de determinar si dicho comportamiento humano se orienta por la ideología o por la ciencia. No quiere esto decir que la ciencia y la ideología sean dimensiones separadas de la realidad humana, concebidas como se acostumbraba a decir, concebidas como "compartimentos estancos". La ciencia da base a la ideología y por ello se puede hablar de la existencia de una ideología científica y también a la inversa la ideología puede imprimirle su sello a la ciencia y se puede mencionar el contenido ideológico de la ciencia.

El comportamiento del ser humano como político en la práctica o como teórico de la política es real. Pero si es un político práctico se orienta por una verdad subjetiva, por una ideología y si es un político teórico tiende a orientarse por una verdad objetiva, por la ciencia.

El político práctico defiende intereses, especialmente intereses económicos, en forma política. Estos intereses económicos pueden ser intereses económicos personales, de grupo, de estamento o de capa social. Pero en el fondo son intereses económicos adscritos a los intereses fundamentales de una clase social.

Los intereses económicos de las clases sociales se definen por la propiedad o no de los medios de producción social, que son diferentes de los medios de producción personal. Aún cuando la posición política sobre la propiedad o no sobre los medios de producción social se encuentre aparentemente separada de la posición política, por ejemplo, de los intereses políticos de la oligarquía financiera en el fondo los intereses de la clase social están relacionados con la posesión concreta de medios de producción pues el dinero es solamente una expresión de los bienes que se pueden adquirir por su medio.

*************
Una traducción al inglés, inicial y libre
*************

Politics as a Science and Ideology
Evaristo Hernández

The policy can be viewed from two perspectives: as practice and theory. In both cases the law of the division of labor operates, but as practice the content of its truth is subjective and theory while the content of its truth is objective. This distinction is particularly important to distinguish human behavior to determine whether that human behavior is guided by ideology or science. This does not mean that science and ideology are separate dimensions of human reality, conceived as used to say, conceived as "compartments". Science gives the basis of ideology and therefore can speak of the existence of a scientific ideology and reverse ideology can imprint his stamp on science and can mention the ideological content of science.

The thread behavior of being humpoano as political in practice or political theorist is real. But if it is a practical politician is guided by a subjective truth, an ideology and if it is a political theorist tends to be guided by an objective truth in science.

The practical political defends interests, especially economic interests, political form. These economic interests may be personal economic interests, group, Harbour tarpaulin or social layer. But in the background are attached to the fundamental interests of a social class economic interests.

The economic interests of social classes are defined by the property or not of the means of social production, which are different from the means of production personnel. Although political position on the property or not on the means of social production be apparently separated from the political position, for example, the political interests of the financial oligarchy in the background the interests of social class are related to possession concrete means of production because the money is only an expression of goods that can be purchased through them.



*

jueves, 22 de septiembre de 2016

Asamblea Legislativa: condolencias por deceso de Oscar Fernández

 Nuestras condolencias por el deceso del Dr. Óscar Antonio Fernández Orellana, fundador de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP)

FMLN: condolencias por el fallecimiento de Oscar Fernández


*
Pueden verse en el siguiente enlace:

http://www.fmln.org.sv/index.php/noticias/noticias-fmln/1581-23091601
*

En memoria de Oscar Fernández

"
(...)
Oscar Fernández, que fue conocido en las filas guerrilleras como Comandante Julián, se desempeñó como segundo responsable de uno de los frentes de Guerra de la Resistencia Nacional (RN) en Guazapa, entre otras varias actividades revolucionarias.

Oscar Fernández entró a las organizaciones revolucionarias, siendo estudiante de medicina de la Universidad de El Salvador, donde se graduó como médico. Luego realizó postgrados en temas sobre la seguridad pública, y recientemente se había graduado como doctor en Ciencias Políticas, de una prestigiosa Universidad de América del Sur.

Fernández Orellana, fue juramentado el 19 de febrero de 2016, por el presidente de la República Salvador Sánchez Cerén, como miembro del Consejo Académico de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP 2016-2018), el cual es presidido por Jaime Martínez.

Fernández ya había sido miembro del Consejo desde 2009, con el primer Gobierno del FMLN.

(...)

Fernández también fue fundador de la Resistencia Nacional, creada en 1975, que junto a cuatro organizaciones político militares más creó el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), el 10 octubre de 1980.

Además, de ser miembro del Consejo Académico de la ANSP, Fernández Orellana era asesor del Grupo Parlamentario del FMLN en temas de seguridad pública.

Extracto de noticia tomada del Diario Latino del Jueves 22 de Septiembre del 2016.

*

Por el momento solamente quiero agregar que varios artículos políticos de Oscar Fernández, Compañero, Amigo, Hermano, pueden encontrarse en este blog. Y agregar que trabajamos juntos en el Consejo Asesor del FMLN donde compartimos por varios años edificantes discusiones científico sociales, políticas, económicas, jurídicas, organizacionales, entre otras. La sección de "Asesoría Política" de este blog fue prácticamente creada para dar a conocer sus artículos.

¡Hasta la Victoria Siempre, Camarada! 

*

sábado, 10 de septiembre de 2016

Golpes de Estado Incruentos

* 
LOS HILOS DE UNA ESTRATEGIA IMPERIALISTA 
Oscar A. Fernández O.

Así como el pedido de destitución de la presidenta Dilma Roussef no tiene nada que ver con la operación “Lava Jato”, ni con ninguna otra iniciativa de combate a la corrupción, el actual fiscal general de El Salvador, arremete contra el gobierno del FMLN, acompañado de un coro de voces derechistas (y algunos trasnochados), obviando la gigantesca corrupción estructural de los gobiernos de ARENA, que propiciaron el multimillonario robo al Estado, abandonado casi en la ruina y con una deuda fenomenal contraída con los organismos internacionales financieros.
 
No vengo a defender ni a condenar a nadie, aunque un principio del Derecho establece que todos somos inocentes hasta que se nos compruebe lo contrario. Hasta hoy, a parte de la telenovela transmitida por los medios adeptos al poder fáctico y al imperialismo, no se ha probado la “supuesta corrupción”, exponiendo a los sospechosos al escarnio público, como lo han hecho contra el expresidente Funes, a quien a todas luces, se le ha violado su intimidad, lo que a su vez puede ser objeto de una contrademanda.

Luego de una propaganda inflada por los mass media, los delicados problemas que se derivan de la aplicación, vigencia y respeto del buen gobierno y el Derecho, que deben ser congruentes con los del pueblo, devienen en una aguda y dramática realidad: El Derecho y con éste, el llamado Poder Judicial, han sido convertidos por el imperialismo en otra arma de agresión, penetración y subyugación en nuestros pueblos, naciones y Estados.
 
Hoy el tema en cuestión, como lo hemos señalado en otros escritos, es la corrupción, que Washington ha promovido siempre en América Latina, para mantener a sus aliados “confiables” y con verdadero cinismo calla los atroces crímenes cometidos contra nuestros pueblos.
 
Es decir, que la tan preconizada “lucha contra la corrupción” que parece querer “limpiar” nuestros países estos últimos tiempos, se revela como un espectáculo mediático sin consecuencias reales en las verdaderas estructuras de poder, por excelencia corrupto. El propósito: desestabilizar la conducción de los proyectos populares y colocar sus piezas importantes en función de recuperar el control del Estado y consolidar el nuevo proyecto capitalista modernizante, o como algunos expertos denominan “el aggionarmento neoliberal”
 
Envalentonada tras los triunfos electorales en las presidenciales de Argentina, en las legislativas de Venezuela y en el referéndum constitucional de Bolivia, la derecha busca darle el golpe final a los procesos populares de América Latina. Para ello, ha desplegado dos de sus principales recursos: los monopolios mediáticos y el Poder Judicial.
 
La arremetida del Poder Judicial y los grupos monopólicos de comunicación contra la los gobiernos del FMLN y sus aliados, necesita poner en juego a un tercer actor: El Congreso Nacional. Washington y sus sucursales en América Latina, ya trabajan en ello para hacer retroceder a la izquierda y sus aliados progresistas. En El Salvador se crean e imponen las justificaciones correspondientes, basados en una supuesta independencia del órgano judicial y del Ministerio Público.
 
Ya lo decían varios políticos derechistas, sino se apoya y refuerza a la Fiscalía General, se continuará demandando una CICIES, es decir la intervención directa de personeros pro-imperialistas, asesorados por Washington, para desplazar del Gobierno y la Asamblea Legislativa al FMLN. Algunas fracciones políticas coquetean ya con la conocida “Embajada”. Otros plantean la creación de una estructura paralela de persecución política para los oscuros objetivos aquí expuestos.
 
Al consultarle sobre el rol que el Poder Judicial tuvo en los golpes de Estado en América Latina en la actualidad , el ex juez de la Corte Suprema de Argentina, Raúl Eugenio Zaffaroni, señaló: “Hubo una mayoría legitimante dentro de los Poderes Judiciales, sin duda. Aún peor había sido en Chile con la caída de Allende, recibieron a Pinochet con los brazos abiertos. Por cierto que el caso de Honduras fue diferente al de Paraguay, el primero fue más cercano a un golpe tradicional, el segundo un ‘golpe blando’ propio de esta época. En ninguno de estos casos el Poder Judicial se jugó por la opción popular y ni siquiera por la legalidad constitucional, siguiendo la vieja tradición regional”.
 
En referencia al rol que los medios han cumplido en estos golpes, en una entrevista publicada en Diario Contexto, titulada “En América Latina hay bases militares y bases mediáticas”, el filósofo de origen mexicano Fernando Buen Abad afirmó: “En lo que va del siglo XXI, tenemos ya cinco golpes de Estado en América Latina donde el ariete han sido las estructuras monopólicas mediáticas. Eso es una alerta a la que estamos llegando tarde”.
 
A favor de esta estrategia, hacen un manejo tramposo de las circunstancias; cada vez se insiste más en que el estado desastroso de las poblaciones (herencia histórica del sistema), se debe, no a determinantes estructurales sino a “la ineficacia y las malas prácticas” de los funcionarios de turno. De esa manera el sistema en su conjunto queda libre de cuestionamientos, y se encuentra un apropiado chivo expiatorio, una salida digna: “estamos mal porque los políticos son corruptos y se roban todo”.
 
Hay nuevos “monstruos mediático-ideológicos” a combatir, siempre ideados por la fuerza dominante en la región: ayer el “comunismo internacional” y sus cabezas de playa en América Latina; hoy, el narcoterrorismo y la violencia criminal. Más recientemente y con una fuerza inusitada: la corrupción.
 
La estrategia funciona para la Casa Blanca, porque le permite las llamadas “revoluciones suaves” (roll back), procesos de reversión de gobernantes “molestos” sin necesidad de golpes de Estado cruentos, tal como sucedió por ejemplo en Europa del Este, o en algunos países árabes.
 
Considerando todo lo anterior, puede verse cómo esa prédica contra la corrupción puede servir mucho más para los proyectos geoestratégicos de los capitales transnacionales que las viejas y sangrientas dictaduras del pasado, hoy impresentables, a un menor costo económico y político y sin derramamiento de sangre (lo cual puede crear reacciones como los movimientos armados, o explosiones populares inmanejables).
 
La Guerra Fría de Washington nunca culminó en América Latina, y ahora ve su oportunidad para un "retroceso". Es esto lo que Washington quiere cambiar y existe mucha emoción en este paradero del Norte en cuanto a las perspectivas de "un nuevo orden regional", que en realidad no es más que el viejo orden regional del siglo XX. 
 
*